Joomla TemplatesBest Web HostingBest Joomla Hosting
Pagina nueva 1

ATENCION

Si es de su
interés se publique algún artículo o información relacionada con la masonería
universal, puede enviarla a: webmaster@afortunada39.org

Clasificación de página

Check google pagerank for afortunada39.org

La masonería aparece en Canarias por primera vez en 1739 de forma aislada, en parte influenciada por los masones británicos, fundándose la logia Afortunada y otra.

La masonería, pues, con sus ideales de igualdad, fraternidad, libertad religiosa, democracia y justicia social, se extiende como un reguero de pólvora por las Islas Canarias, desafiando las condenas papales de 1738 y 1751. Los masones fomentaron la cultura, fundaron la Orquesta Filarmónica de Las Palmas en 1845, la primera de España, abrieron escuelas y talleres para pobres e impulsaron el desarrollo del periodismo con la creación del periódico "La Afortunada" y "La Revista Masónica". Pero, sobretodo, impulsaron la fundación del DIARIO DE LAS PALMAS, en 1893, convertido hoy en "La Provincia/Diario de Las Palmas", uno de los periódicos de mas prestigio y tirada del archipiélago aún hoy.

La masonería canaria no se reorganizaría hasta después de la revolución de 1868, donde alcanzó un papel significativo de implantación entre la burguesía liberal y republicana de las islas. Es en este periodo, cuando se aprecia un notable dinamismo en todo el Archipiélago, aunque es década de 1870 la que puede considerarse, desde el punto de vista de la implantación y del desarrollo de la masonería en Canarias, como uno de los más importantes. En Gran Canaria comienza a operar la logia Afortunada, a la que el Grande Oriente Lusitano Unido anotó en su registro con él numero 36.

El Historiador Manuel de Paz escribió en su libro, Historia de la francmasonería en las islas Canarias (1739-1936), Las Palmas de Gran Canaria, 1984, pp. 365-385. El texto, que se cita entre comillas.

 

2 LA AFORTUNADA, ÓRGANO DE LA LOGIA AFORTUNADA, NÚM. 36 DE LAS PALMAS

La Afortunada, «periódico independiente», según su subtítulo que completó con el lema de «amor a la humanidad», vio la luz por vez primera en Las Palmas de Gran Canaria el 1 de febrero de 1873, y su último número, el 156, se publicó el 12 de agosto de 1874.

A lo largo de ese año y medio de vida, el periódico, que salía dos veces por semana, dio cabida en sus páginas a una nutrida informa­ción masónica tanto nacional como extranjera, y asimismo, en sus columnas se publicaron destacadas colaboraciones aunque la mayo­ría anónimas  de masones locales, peninsulares y extranjeros, en este último caso sobre todo reproducidas de revistas y boletines de la familia masónica. Entre sus secciones fijas destaca el «folletín» que recogía estudios más o menos extensos, como por ejemplo determinados discursos pronunciados en logia, y también la «sección doctri­nal» que equivalía a la editorial, y que constituye la fuente más importante de los datos que manejaremos en el presente trabajo.

Desde el primer día La Afortunada, órgano oficioso de la logia Afortunada, núm. 36 fundada el 14 de mayo de 1870 bajo la obedien­cia del Grande Oriente Lusitano Unido, dejó claras sus intenciones al decir que no venía a discutir en el terreno político:10 «más bien, no viene a sostener bandería determinada; por más que sus redactores tengan en esta parte arraigadas sus opiniones. En un país como el nuestro, sujeto a las alternativas de la madre patria; en un país que no tiene fuerzas para contrarrestar el impulso de opiniones que casi no forman partido propiamente dicho; cuya política se halla hoy fraccionada, según las ambiciones de cada uno, es en vano trabajar para definir esa mal llamada política, que no es otra cosa que la satisfacción de aspiraciones personales, que casi siempre se hallan en contradicción con el bien de la patria y de los intereses procomuna­les». En este sentido, el advenimiento de la República es saludado con la reproducción de un manifiesto del Grande Oriente de España, en el que se pone de relieve que si bien en la sociedad profana había vencedores y vencidos, en la masónica, por el contrario, sólo había hermanos. Y ello porque «la fraternidad que se practica en el templo entre hombres pertenecientes a diversas escuelas políticas, modera los ímpetus, suaviza los caracteres y refleja sobre el mundo exterior un rayo de la inextinguible claridad que nos alumbra».11

Empeoro, con el paso de los días, los ánimos se fueron caldeando y no tardarían en surgir enfrentamientos con el clero, particularmente con el obispo José María Urquinaona y Bidot tal como veremos seguidamente, porque al margen de sus propósitos iniciales de no inmiscuirse en la vida política:12

«Pretender que la sociedad de hoy retrograde a la Edad Media: querer que el hombre sacrifique su criterio individual y autonómico al criterio de otro, que no tiene más motivos para razonar mejor, y que la mayor parte de las veces sabe menos: esperar que se le oiga sin chistar como se oía a las antiguas Sibilas..., es un delirio incalifi­cable, un absurdo manifiesto.

El siglo XIX es el siglo de la discusión científica, del razonamien­to filosófico, y en ese terreno se espera a los que todavía creen que sus palabras no deben comentarse, ni sus proposiciones discutirse. Pero de allí es precisamente de donde huyen, y por eso es que si triunfan alguna vez, sus triunfos son efímeros, y al cabo se les oirá como se oye una voz en el desierto».

El final del sexenio significó la muerte del periódico. La incertidumbre ante la nueva situación política del país hizo que La Afortunada optase por suspender su publicación, despidiéndose de sus amigos me­diante una octavilla el 14 de agosto de 1874:13

«Causas independientes y superiores a nuestra voluntad nos obli­gan a suspender la edición de nuestro periódico de mañana, acordan­do esta redacción, en vista del estado excepcional en que se encuen­tra nuestra Nación, no publicar por ahora La Afortunada.

Sentimos privar a nuestros numerosos suscriptores de la lectura de un periódico de reconocido interés, y cuya conducta ha merecido los elogios, no sólo de la prensa de la provincia, sino de la Península y del extranjero».”

Mas tarde La Respetable Logia Afortunada, fue consagrada en el seno de la Gran Logia de España, el 16 de diciembre de 1988, recibiendo el número 39 de matrícula.

Algunos de los HH. fundadores fueron:

R. H. Ignacio Cantero del Río (O.E), V. H. Xavier Palín (O.E.), V. H. Guy Durif, (O.E.), Q. H. Horst Wilhelmi (O. E.).

A lo largo de todo este tiempo, más de veintidós años, más de diecisiete VV. MM., han regido los destinos de la R.L., HH. que han sido, G.M.P. de Canarias, Diputados del G.M. Prov., Asistentes del G.M.Pro., Primeros y Segundos Vigilantes de la G.L. Provincial de Canarias, GG. OO. de la G.L.E., representantes de la G.L.Prov. de Canarias ante el G. Conclave de la Gran Logia de España, GG. Secretarios y GG. Tesoreros Provinciales, etc. etc., imprimiendo en todos los HH. unos fuertes valores sociales y morales, hemos tenido HH. de todas clases sociales y profesiones, tales como: Empresarios, Políticos, Médicos, Militares, Abogados, Contables, Ingenieros, Administrativos, Marineros, Informáticos, Profesores y un sinfín de profesiones.

En el mes de junio de 2010, cumplió su ducentésima tenida con gran de alegría y regocijo.

 

 

 26 1

El libro de mi estantería

animation_book

tiempo en españa en Las Palmas de Gran Canaria

Prestigio

Rating for afortunada39.org